La elegancia del erizo

Es un espacio fuera del tiempo en el tiempo...
¿Cuándo he experimentado yo por primera vez este abandono exquisito que sólo es posible entre dos personas? La quietud que sentimos cuando estamos solos, esa certeza de nosotros mismos en la serenidad de la soledad no son nada comparadas con este dejarse llevar, este dejarse llegar y dejarse hablar que se vive con otro, en cómplice compañía.
La elegancia del erizo



Título: La elegancia del erizo

Autor: Muriel Barbery

Fecha de publicación: 2007

Número de páginas: 424

Género: Literatura francesa

Link de descarga




Resumen: En el número 7 de la calle Grenelle, un inmueble burgués de ParÌs, nada es lo que parece. Dos de sus habitantes esconden un secreto. Renee, la portera, lleva mucho tiempo fingiendo ser una mujer común. Paloma tiene doce años y oculta una inteligencia extraordinaria. Ambas llevan una vida solitaria, mientras se esfuerzan por sobrevivir y vencer la desesperanza. La llegada de un hombre misterioso al edificio propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas. Juntas, Renee y Paloma descubrirán la belleza de las pequeñas cosas. Invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor. La elegancia del erizo es un pequeño tesoro que nos revela cómo alcanzar la felicidad gracias a la amistad, el amor y el arte. Mientras pasamos las páginas con una sonrisa, las voces de Renee y Paloma tejen, con un lenguaje melodioso, un cautivador himno a la vida.

2 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Me gusta ser sincero en mis críticas. Creo que es una novela sobrevalorada y que al final se muestra postiza, poco natural, con situaciones rebuscadas para conmover al lector. Para mi es carne de best seller con poca chicha debajo de las apariencias.
Un saludo cordial.

Elisa M.C. dijo...

Hola Doc,,,y ni se te ocurra no serlo!!!

Yo es que primero vi la película, y claro, luego al libro sólo le eché un vistazo, igual gana o pierde la versión escrita, no lo sé, pero de cualquier forma, tienes razón, aunque entretenida, la película algo sensiblera sí era.

Buenas noches...


Subir